Bodega Marale

Marale es un proyecto familiar, 100% capital argentino, y debe su nombre a la fusión de nombres de los 2 hermanos que están al frente de la bodega, Marcelo y Alejandro Castro. Lejos de los planes originales, que sólo proyectaban la realización de una bodega que pudiera expresar lo mejor de los suelos sanjuaninos, Marale es un complejo que se compone además por el wine-hotel boutique y su restaurante, Franc162. El complejo busca diariamente entregar una experiencia enológica y gastronómica holística combinando viñedo, paisaje, sabor y placer.

Todo empezó con la cosecha del 2012, cuando se inaugura simultáneamente la bodega. Luego se desarrolló el complejo turístico a partir de 2014, con inauguración el pasado 29 de abril del 2017. Hoy nuestro desafío diario es transmitir a través de nuestros vinos y nuestras experiencias, lo más original y auténtico de San Juan.
Ubicada en el departamento de Sarmiento, San Juan, su emplazamiento es estratégico para la producción así como para la recepción de turismo. A 100 km de Mendoza, 60 km de la Ciudad de San Juan y a 15 minutos de los 1.400 MSNM del valle sanjuanino más alto, el Valle de Pedernal, de donde provienen nuestras mejores uvas.
La finca donde se encuentra la bodega está a cargo del ingeniero agrónomo Rodrigo Barrera. Tiene 25 hectáreas de las cuales 18 están cultivadas con Sauvignon Blanc, Syrah, Cabernet Franc, Malbec y Tannat. La producción por hectárea promedio es de 8 toneladas en uva tinta y de 10/12 tonelada en uva blanca.
La bodega utiliza tecnología de última generación y técnica de bodega boutique. Sin embargo, la capacidad en tanque de acero inoxidable alcanza los 440.000 litros y posee una cava con capacidad para 100 barricas.
Desde nuestros viñedos en el Valle de Pedernal llegan nuestras mejores uvas. Un paraíso vitivinícola que se encuentra a unos 1.400 MSNM, a unos 70km de nuestra bodega en Sarmiento.

Protegido por cerros y montañas que superan los 2.500 metros de altura, el Valle de Pedernal se caracteriza por un clima más fresco que la media cuyana. Su amplitud térmica es debida al eje de vientos norte-sur.
Sus suelos, de tipo aluvial, están compuestos por gravas angulosas y planas, entre las que se encuentra el calcáreo y el sílex (o Pedernal), con arena, limo y arcilla.