En Tupungato, Alto Valle de Uco, Mendoza, Argentina, nuestra exclusiva Finca nos brinda uvas de altísima categoría dando así vida a los vinos de Riglos. A más de 1.200 m de altura, al pie de los Andes, hombres y mujeres trabajamos en la búsqueda de un mismo sueño: el de poder ofrecer vinos argentinos que nos llenen de orgullo.
Es imposible hacer vinos extraordinarios si no se tienen uvas extraordinarias. Es por eso que en nuestra Finca tratamos a las uvas como lo que son: verdaderas divas. Aceptamos todos sus caprichos, las mimamos y las cuidamos con lo mejor que tenemos para que al cosecharlas nos den su máxima expresión. Los mejores clones de Malbec y Cabernet Sauvignon viven en nuestro suelo dual, donde contamos con dos tipos de terreno en un espacio reducido: una parte de arcilla y otra de innumerables piedras; esto nos permite realizar diferentes combinaciones con increíbles resultados.
Las condiciones extremas siempre tienden a sacar lo mejor de cada uno. Lo mismo sucede con las uvas. La pronunciada amplitud térmica, la altura y la pendiente de Finca Las Divas nos garantizan una calidad única. Nuestros ingenieros agrónomos controlan cada aspecto de los procesos de la vid, rigiéndose con altísimos estándares de calidad y aplicando la mejor tecnología. La cosecha se realiza solo cuando en conjunto con nuestros enólogos consideran que se han conjugado todos los factores para asegurarnos una uva perfecta.