Don Fioravante Sottano, oriundo de Vénetto -Italia-, se afincó en Mendoza en el año 1890. Fue pionero en la industria mendocina, promocionando la agricultura y la industria de la región, sembrando viñedos para la producción de vino en su bodega y su posterior exportación, impulsando a otros a seguir sus pasos. Su hijo Miguel Sottano continuó con el negocio familiar produciendo 20.000.000 de litros de vino anuales.
Hoy incentivados por la pasión que Ricardo Sottano supo transmitir, sus hijos: Diego, Pablo y Mauricio Sottano, de la tercera generación, se renuevan y construyen el futuro del vino sobre los más estables cimientos.
Nuestro deseo es que los milagros de la naturaleza y el esfuerzo del hombre conjuguen una combinación placentera para los paladares exigentes y ansiosos de nuevos, genuinos y completos sabores.
Bodega Sottano es un reciente emprendimiento que rescata lo mejor de los procesos antiguos, el trabajo arduo, para combinarlo con la última tecnología de la industria.